¿Cómo son las familias?

Las familias con las que convivimos llevan muchos años trabajando con alumnado de las mismas características a las de vuestros-as hijos-as y son conscientes de las necesidades y costumbres de nuestros-as alumnos-as. Cada una de estas familias están valoradas y supervisadas por los protocolos de la escuela. Se adaptan a ellos-as en todo momento facilitándoles su estancia y agradando con gusto para acomodar su integración. Podemos ubicarlos en la clase media inglesa tanto en sus costumbres como en la adecuación de sus hogares. No solo han trabajado con españoles sino con estudiantes de muchas nacionalidades diferentes.

Mediante un cuestionario previo, se busca la idoneidad con la familia más similar a las características de cada alumno-a respetando las decisiones sobre animales de compañía, alergias, compartir la casa con otro estudiante de otra nacionalidad o cualquier otra cuestión que pudiera surgir. El hecho de que haya otro-a estudiante extranjero-a en la casa es una oportunidad más de hablar inglés, aprender de otras culturas y hacer amigos.

A la escuela se le pide como condición indispensable que cada alumno-a de nuestro grupo tenga una habitación independiente para sí en la que disponga de armario para su ropa y un pequeño escritorio. El baño se comparte en la casa con los demás miembros de la familia, así como la cocina cuyos-as alumnos-as nuestros no están autorizados a utilizar sin consentimiento ni vigilancia por un adulto.

Como recomendación, y procurando la mayor integración y uso del idioma, se propondrá al alumno que participe de la vida familiar: asistiendo a cumpleaños familiares, o realizando tareas propias de la casa, como ayudar a hacer la compra. Toda actividad que suponga un compartir con los demás miembros de la familia. Se pide una disposición a relacionarse como un miembro más.

Para el mejor disfrute, aprovechamiento, garantía y tranquilidad de todos; uno de los requerimientos es disponer de familias de apoyo por si cualquiera de nuestros-as alumnos-as no se adapta a una familia, o la familia encontrase dificultades en las relaciones para con nuestros-as alumnos-as. Consideramos de vital importancia que el alumno se sienta feliz en la que es su casa y plenamente aceptado. El Group Leader se compromete a resolver cualquier problema que pudiera surgir al respecto en un plazo no superior a 48 horas.

La familia se compromete a proporcionar al-a alumno-a cuanto sea necesario para su bienestar y se incluye una colada mínima a la semana o cuando así sea necesario. Además, todas las familias dispondrán de wifi para su uso personal y comunicación con sus padres.

En cada familia de acogida habrá, como máximo, un estudiante de lengua castellana, pudiendo haber también estudiantes de otras nacionalidades. En ningún caso podemos garantizar un único alumno o alumna por familia, debido a la gran demanda de solicitudes de estudiantes de todo el mundo que llegan a Bournemouth en verano.